LOS LIBROS SAGRADOS

Todos los libros son sagrados, todas las páginas de la fantasía, de la poesía, de los relatos del alma, de los cálculos y los sueños, son sagrados. Sagrados no en la mirada judeo-cristiana de lo inescrutable y misterioso, o de lo lejano e inalcanzable, sino en el sentido de ser maravillosamente necesarios, poéticamente imprescindibles como fruto de los espíritus y las manos de los pueblos que cabalgan la historia.

Lxs hacedorxs de libro son guerrillerxs y devotxs, obrerxs y orfebres dedicadxs a perpetuar la memoria de su gente en manojos de papel y tinta que caminan por las calles. Estxs imaginadorxs de libros, hacedorxs de sueños, se convierten con el paso del tiempo en una suerte de juglares, de memorias vivientes.

El libro es un objeto y un sueño, en él converge la tecnología, la química, la física, la orfebrería, la plástica y las capacidades creativas. No hay libro sin tecnología, no hay libro sin sueños colectivos, no hay libro sin pueblos libres y emancipados. Las últimas tecnologías han traído a la orilla el libro digital, un libro virtual sin papel ni tinta, hecho de impulsos eléctricos que irá consiguiendo su espacio junto a aquel otro objeto tradicional.
Antes fue el Quipu, los papiros, las tablillas de barro, y tantos otros formatos y tecnología que persiguieron el mismo fin de perpetuar la memoria, de servir de asiento a las fantasías y a los demonios del hombre y la mujer. Hizo falta armar grandes edificios para que los libros fueran protegidos, para que el conocimiento y los recuerdos fueran salvados de la intemperie, de la polilla, y de los mutiladores.

Las bibliotecas son maravillosas casas llenas de libros, organizados y cuidados para que el pueblo no olvide su historia, para atesorar todas nuestras fantasías e y relatos de la realidad, buenos y malos. Un gran edificio donde reposa todo lo que conocemos y todas nuestras curiosidades. Sea cual sea el formato y la tecnología, el libro es un instrumento de liberación, un arma de lucha, una herramienta para que la vida sea mejor.

Hubo quien imaginó que el universo todo era una biblioteca y caminó fervoroso por él (Borges). Hubo quien en sus afanes de dominación destruyó la memoria de todo un pueblo porque no coincidían los nombres de los dioses (Diego de Landa). Hubo quien consideró los libros una plaga que había que desaparecer porque inoculaba ideas peligrosas (Hitler, Pinochet). Hubo quien por el contrario ordenó a los cuatro vientos que los libros se multiplicaran y llegaran a todas las casas para alimentar las almas (Hugo Chávez).

La historia del libro es una historia de pasiones encendidas donde no hay medias tintas, donde lxs hacedorxs combaten permanentemente contra las fuerzas históricas que intentan separar el libro de la gente, combaten contra las corrientes oscurantistas que esconden las letras y la historia de los ojos del pueblo.

En la construcción del socialismo, la batalla de nuestro Comandante Eterno en pro del libro fue encarnizada, porque creyó siempre que el libro debe estar en manos de todxs. Chávez siempre creyó que un país lleno de libros es un país libre y emancipado. Un pueblo empoderado del conocimiento que dan los libros es un pueblo que ama y combate. 

Estemos atentos ante los vendedores de artilugios, los engañadores de oficio que camuflan idioteces con cubiertas de libro.

Si el libro no goza de respeto, la construcción del socialismo será imposible.


COLECTIVO LA MANCHA

Publicado también en Ciudad Ccs
Los libros son sagrados Ciudad Css

te esperamos...

te esperamos...

Como se tuercen los fines y principios...

Como se tuercen los fines y principios...

1

1

Los Yukpa no están solos

SABINO SOMOS TOD@S

RESPONZABILIZAMOS A ALGUNOS FUNCIONARIOS DE LA COMISION NACIONAL DE DEMARCACION Y DEL PLAN INTEGRAL YUKPA, en alianza con factores militares de la zona como los principales responsables de lo que ha ocurrido en la Sierra y de lo que ocurrirá. Su manejo intransigente, su mirada burguesa, de opresores, de colonos, siervos del imperio, del capital, de sus cargos sostenidos por el llanto y el dolor de la gente, del pueblo, los únicos responsables de la masacre que se desata en La Sierra. Funcionarios ineptos, que callan cuando al pobre lo matan.
Traidores LA HISTORIA NO LOS PERDONARÁ

Octubre 13 de 2009
Con un hilo de voz el cacique Sabino Romero a las diez pm, hace enlace para comunicar lo siguiente:
“me quieren matar, tengo una bala en cada brazo que me dieron a las siete. Desde ayer gente de Kusé me informan que unos parceleros están ofreciendo cinco millones por matarme. Hoy al mediodía llego al portón la GN, PTJ, Fiscalía preguntando por un robo de ganado y que Olegario había dicho que yo los había robado. Yo no los dejé pasar, siempre que viene militares es pa coñazea a uno y seguro pa deci mentira de que yo robe ganado. A las seis una gente de mi comunidad fue pa Guamo Pa Mocha a pregunta por qué habían acusado a mi, y ellos los coñazearon. Regresaron a Chaktapa todos golpeados y fuimos y estaba Olegario con una escopeta de ocho tiros y empezó a disparame. Corrimos pa el puente, y le dispararon a el mario de Guillermina, dos plomos en la espalda, a mi hija marilis le dieron por la espalda. Empezamos a defendenos pero estábamos en desventaja ya to con plomo y un muerto, mucho disparo desde Guamo pa nosotros, al hijo de Alejandro le dispararon y le hirieron en los pie. A mi hijo ani kaguan creo lo mataron, aun no ha llegado. Estoy aquí y sé que me voy a morí pero aquí en la tierra de Yukpa. No voy a hospital, ellos me quieren mata, me pueden envenená. Olegario me quizo mata por pago”.

Entre respiros de quien se esfuerza para robar un poco de aire a esta vida llena de traidores, escupiendo y resistiendo, Sabino Romero terminó de narrar y pasó la llamada a su hijo Isidro quien llorando decía que estaba seguro de que su hermanito estaba ya muerto.

Sobre la resistencia indígena Yukpa se han sembrado muchos cuentos, matrices y planes para callarla.