En respuesta al Comunicado de la Cooperativa Editorial La Mancha del 22 de junio de 2015

Vayamos a los hechos.
1. El 21 de diciembre de 2012 fue firmado un convenio entre Biblioteca Nacional, Librerías del Sur, Distribuidora de la Cultura y Cooperativa Editorial La Mancha, “con la finalidad de combinar y aunar los recursos materiales y técnicos necesarios para cogestionar la instalación y funcionamiento” de la Librería Foro Libertador, en las instalaciones de la Biblioteca Nacional, ubicada en el Complejo Cultural Foro Libertador. A tales efectos, se transfirió la gestión y administración de la Librería a la Cooperativa Editorial.
2. Desde noviembre de 2014 el espacio permanece cerrado.
3. El 9 de marzo del presente año se reunieron todas las partes. Biblioteca Nacional solicitó el retiro de los bienes muebles de todos los involucrados, como paso previo para reactivar el espacio. La Cooperativa Editorial La Mancha expuso las razones que, a su juicio, habían impedido el cabal cumplimiento de lo previsto en el convenio. Se acordó: a) el retiro de todos los bienes muebles en fecha 31 de marzo; y b) la presentación, por parte de la Cooperativa Editorial, de un informe con las actuaciones realizadas ante el Ministerio para que se garantizara el cumplimiento de lo establecido en el convenio.
4. El 31 de marzo, la Cooperativa Editorial La Mancha no hizo acto de presencia en el Foro Libertador. Tampoco entregó el informe.
5. El 6 de mayo se realizó una segunda reunión, esta vez en el Despacho del Ministerio del Poder Popular para La Cultura. En esta oportunidad, la Cooperativa Editorial La Mancha desconoció lo acordado en la reunión del 9 de marzo, y argumentó no tener un espacio donde resguardar sus bienes. El Despacho manifestó su voluntad de apoyar en la búsqueda de un nuevo espacio, pero dejó en claro que esto no podía ponerse como condición para cumplir con los acuerdos. Se acordó que el 8 de mayo se presentarían tanto Librerías del Sur como la Cooperativa Editorial al Foro Libertador: la primera con el objeto de retirar sus bienes muebles, y la segunda a hacer inventario para, posteriormente, ubicar sus bienes de manera temporal en las instalaciones de la Biblioteca Nacional.
6. El 8 de mayo, en efecto, Librerías del Sur retiró sus bienes muebles, pero la Cooperativa Editorial volvió a incumplir el acuerdo.
7. El 11 de mayo la Cooperativa Editorial remite un oficio al Despacho del Ministerio, en el que especifica las condiciones mínimas que habría de tener el nuevo espacio.
8. El 10 de junio les respondí por escrito, reiterándoles nuestra voluntad de “ubicar otro espacio disponible que cumpla con los requerimientos expresados en la misiva, sin que esto signifique un condicionamiento para la entrega del espacio que actualmente ocupan”. Una vez más, ofrecimos “un espacio para resguardar los bienes muebles que se encuentran en dicho espacio”. Les solicité que entregaran el espacio el 13 de junio.
9. El 13 de junio, la Cooperativa Editorial no hizo acto de presencia en el Foro Libertador.
10. Desde entonces, y hasta el 22 de junio, tanto el Despacho del Ministerio, como el propio Director Ejecutivo de la Biblioteca Nacional, Sady Loaiza, hicieron intentos para comunicarse con la Cooperativa Editorial, resultando infructuosos.
Vistos los hechos, paso a fijar posición:
1. Es absolutamente falso que, tal y como está escrito en el Comunicado de la Cooperativa Editorial La Mancha del 22 de junio, funcionarios de la Biblioteca Nacional, actuando por órdenes de su Director Ejecutivo, Sady Loaiza, hayan “vandalizado” la Librería Foro Libertador. Ni hubo destrucción de algún bien público, ni la actuación de Loaiza reviste carácter criminal. El Director Ejecutivo de la Biblioteca Nacional actuó por instrucción directa del Despacho del Ministerio, y con mi aval como Ministro del Poder Popular para la Cultura.
2. Nuestra decisión de disponer nuevamente del espacio de la Librería Foro Libertador en fecha 22 de junio, está precedida por los hechos que ya fueron narrados: en dos oportunidades la Cooperativa Editorial incumplió que el acuerdo de retirar sus bienes de la Librería (31 de marzo, 8 de mayo), y una tercera vez hizo caso omiso de la fecha establecida por el Ministerio (13 de junio).
3. Es absolutamente falso que el Director Ejecutivo de la Biblioteca Nacional enviara a la “compactadora de basura” los bienes de la Cooperativa Editorial. Y en esto deseo ser enfático: la “producción editorial” de La Mancha no fue enviada a la basura, como inequívocamente da a entender la Cooperativa Editorial en su Comunicado. Los bienes de la Cooperativa Editorial fueron dispuestos temporalmente en la antesala de un lugar en que, si bien en algún momento operó una compactadora de basura, desde hace siete años funciona como depósito.
4. La disposición temporal de los bienes de la Cooperativa Editorial La Mancha, mientras ubicábamos un lugar idóneo para la apertura de una nueva Librería, fue uno de los acuerdos de la reunión sostenida por las partes en el Despacho de este Ministerio, en fecha 6 de mayo. Acuerdos que fueron desconocidos por la Cooperativa Editorial.
5. Es absolutamente falso que el Director Ejecutivo de la Biblioteca Nacional y el Despacho de este Ministerio no hubieran intentado acordar “el retiro y la reubicación de los bienes” de la Cooperativa Editorial. Desconozco las razones y pasiones que explicarían semejante afirmación. Al respecto, prefiero no agregar comentarios.
6. Finalmente, considero francamente inaceptable que en nombre del “libro” y la “poesía”, de “la gente que los hace y los produce”, del “trabajo militante”, se desconozca el trabajo militante de un compañero que, como Sady Loaiza, además ha sido sometido al escarnio público: la Cooperativa Editorial La Mancha ha publicado una foto suya en su página oficial, la ha publicado igualmente en redes, circula por correos electrónicos, y en foros de debate se le insulta y denigra, se pide su cabeza, se le declara culpable sin que hubiera tenido siquiera derecho a la defensa.
Más doloroso aún: algunos compañeros de la Cooperativa Editorial La Mancha son funcionarios de este Ministerio. Quiero decir: son compañeros de trabajo de Sady Loaiza. Como militante convencido que soy del respeto entre compañeros de trabajo, más que para exponer con claridad los hechos, más que para desmentir el Comunicado de La Mancha, he decidido escribir estas líneas para expresar mi solidaridad con Sady Loaiza, quien de ninguna manera se merece los ataques de los que está siendo víctima en este momento.
La misma solidaridad que ya expresábamos a la Cooperativa Editorial La Mancha. La solidaridad que debe prevalecer entre nosotros.
Es todo.
Reinaldo Iturriza López
25 de junio de 2015

te esperamos...

te esperamos...

Como se tuercen los fines y principios...

Como se tuercen los fines y principios...

1

1

Los Yukpa no están solos

SABINO SOMOS TOD@S

RESPONZABILIZAMOS A ALGUNOS FUNCIONARIOS DE LA COMISION NACIONAL DE DEMARCACION Y DEL PLAN INTEGRAL YUKPA, en alianza con factores militares de la zona como los principales responsables de lo que ha ocurrido en la Sierra y de lo que ocurrirá. Su manejo intransigente, su mirada burguesa, de opresores, de colonos, siervos del imperio, del capital, de sus cargos sostenidos por el llanto y el dolor de la gente, del pueblo, los únicos responsables de la masacre que se desata en La Sierra. Funcionarios ineptos, que callan cuando al pobre lo matan.
Traidores LA HISTORIA NO LOS PERDONARÁ

Octubre 13 de 2009
Con un hilo de voz el cacique Sabino Romero a las diez pm, hace enlace para comunicar lo siguiente:
“me quieren matar, tengo una bala en cada brazo que me dieron a las siete. Desde ayer gente de Kusé me informan que unos parceleros están ofreciendo cinco millones por matarme. Hoy al mediodía llego al portón la GN, PTJ, Fiscalía preguntando por un robo de ganado y que Olegario había dicho que yo los había robado. Yo no los dejé pasar, siempre que viene militares es pa coñazea a uno y seguro pa deci mentira de que yo robe ganado. A las seis una gente de mi comunidad fue pa Guamo Pa Mocha a pregunta por qué habían acusado a mi, y ellos los coñazearon. Regresaron a Chaktapa todos golpeados y fuimos y estaba Olegario con una escopeta de ocho tiros y empezó a disparame. Corrimos pa el puente, y le dispararon a el mario de Guillermina, dos plomos en la espalda, a mi hija marilis le dieron por la espalda. Empezamos a defendenos pero estábamos en desventaja ya to con plomo y un muerto, mucho disparo desde Guamo pa nosotros, al hijo de Alejandro le dispararon y le hirieron en los pie. A mi hijo ani kaguan creo lo mataron, aun no ha llegado. Estoy aquí y sé que me voy a morí pero aquí en la tierra de Yukpa. No voy a hospital, ellos me quieren mata, me pueden envenená. Olegario me quizo mata por pago”.

Entre respiros de quien se esfuerza para robar un poco de aire a esta vida llena de traidores, escupiendo y resistiendo, Sabino Romero terminó de narrar y pasó la llamada a su hijo Isidro quien llorando decía que estaba seguro de que su hermanito estaba ya muerto.

Sobre la resistencia indígena Yukpa se han sembrado muchos cuentos, matrices y planes para callarla.