VIVIR FUE LO MÁS CERCA QUE ESTUVIMOS DE LOS SUEÑOS Soñadores tomaron el Táchira



Nuestra cotidianidad a veces se convierte en la NO VIDA donde hacemos cosas
que no queremos pero que, supuestamente, debemos hacer. Como muestra
de nuestras capacidades para VIVIR, que es lo más cercano a SOÑAR, cultores
y cultoras de todo el país y más allá se desplegaron en el estado Táchira a
propósito del Día Internacional de los Sueños.





La celebración inició el miércoles 04 de noviembre con una conversa sobre el
Proyecto Sueños en la Comuna Espada de Bolívar municipio Libertador,
tomando como escenario una de nuestras banderas de lucha revolucionaria
como lo es la Comuna en su territorialidad más sentida.
Esta “fiesta del pueblo para el pueblo” llegó también a los apartados poblados
tachirenses de La Fundación y Pregonero, donde se realizaron actividades que
tuvieron como protagonistas a las manifestaciones culturales andinas.
El sábado 07 de noviembre el Complejo Turístico La Trampa, del Municipio
Uribante, sirvió de espacio para el despliegue de cultores y cultoras que
voluntariamente sumaron arte, música y poesía a un espectáculo donde las
utopías fueron posibles.




Desde muy temprano las niñas, niños y jóvenes disfrutaron funciones de
títeres, cuentacuentos, talleres de dibujo con barro, serigrafía, muñequería y
juegos tradicionales con materiales reciclados. Paralelamente, soñadores que
hacen vida en diferentes movimientos sociales de todo el país se congregaron
en una conversa que giró en torno a dos temas: la soberanía alimentaria y la
frontera.

El camarada Eduardo Samán abrió el debate con reflexiones sobre la dificultad
que supone estar inmersos en un sistema donde no se produce nada y todo lo
que consumimos -incluyendo alimentos y medicinas- es ensamblado.




Francisco Daza (UCV) continuó su disertación en la misma tónica y planteó
como medida para frenar la guerra económica un contro total del Estado
sobre el comercio interncional.




Seguidamente tomó la palabra Nicanor Cifuentes Gil (Colectivo La Mancha)
para atizar el tema de la frontera. “Somo la misma historia, la misma brega, el
mismo pulso”, dijo. Alertó que más allá del contrabando de extracción, los
combustibles se estan vertiendo a los ríos afectando al ecosistema fronterizo,
las aguas, los peces, en fin la vida del planeta. Sus planteamientos dieron paso
a un intercambio de derechos de palabra e intervenciones musicales a cargo
de Pedaluz (Colombia), Luis Miguel Badaraco y Rafael Viloria (Lara).

 
El sueño se hace a pie y con el pueblo
Vivir fue lo más cerca que estuvimos de los Sueños
Mientras todo esto ocurría, compañeros del colectivo “Chavistas pa lo que
salga” realizaron un mural como contribución al embellecimiento del
Campamento Turístico La Trampa, un espacio para el disfrute pleno de
nuestros paisajes andinos.





Alimentos para el alma y el cuerpo
Las actividades de la mañana terminaron en un almuerzo colectivo donde
todos los soñadores pudieron compartir, conocerse y reconocerse mientras se
afinaban sonido e instrumentos para la gran tertulia que inició con la
presentación de la agrupación Los Chácaros, de Pregonero, estado Táchira,
quienes agradecieron haber sido invitados por primera vez a una tarima.
Los Chácaros demostraron sus capacidades creadoras para la interpretación
de música tradicional andina, donde predominan los instrumentos de cuerda.
Les siguieron el Grupo Mestizo, Flora Ovalles, Voz Urbana, Flow Warriorr,
Rafael Viloria, Pedaluz, Luis Miguel Badaraco, Gino González, Aguasalá,
Ensamble Agridulce, Ernesto Orellana, Kacri, Contratiempo, Sur Conciente,
Iven, William Alvarado, Amaranta Pérez, Sandino Primera, Alí Velazquez,
Karuai, Dennys Rumbos, Los Pecaya, Mariana San Juan, Kiko Mendoza y
Cultores Rebelaos.


 Pasada la medianoche, al finalizar el concierto, soñadores y soñadoras se
congregaron al rededor de una gran fogata cuyas brasas avivaron las voces
para una cantata colectiva del pueblo para el pueblo que inundó la madrugada

(Texto: Dayana López / Fotos: Nicanor Cifuentes Gil / Colectivo La
Mancha)
El sueño se hace a pie y con el pueblo

te esperamos...

te esperamos...

Como se tuercen los fines y principios...

Como se tuercen los fines y principios...

1

1

Los Yukpa no están solos

SABINO SOMOS TOD@S

RESPONZABILIZAMOS A ALGUNOS FUNCIONARIOS DE LA COMISION NACIONAL DE DEMARCACION Y DEL PLAN INTEGRAL YUKPA, en alianza con factores militares de la zona como los principales responsables de lo que ha ocurrido en la Sierra y de lo que ocurrirá. Su manejo intransigente, su mirada burguesa, de opresores, de colonos, siervos del imperio, del capital, de sus cargos sostenidos por el llanto y el dolor de la gente, del pueblo, los únicos responsables de la masacre que se desata en La Sierra. Funcionarios ineptos, que callan cuando al pobre lo matan.
Traidores LA HISTORIA NO LOS PERDONARÁ

Octubre 13 de 2009
Con un hilo de voz el cacique Sabino Romero a las diez pm, hace enlace para comunicar lo siguiente:
“me quieren matar, tengo una bala en cada brazo que me dieron a las siete. Desde ayer gente de Kusé me informan que unos parceleros están ofreciendo cinco millones por matarme. Hoy al mediodía llego al portón la GN, PTJ, Fiscalía preguntando por un robo de ganado y que Olegario había dicho que yo los había robado. Yo no los dejé pasar, siempre que viene militares es pa coñazea a uno y seguro pa deci mentira de que yo robe ganado. A las seis una gente de mi comunidad fue pa Guamo Pa Mocha a pregunta por qué habían acusado a mi, y ellos los coñazearon. Regresaron a Chaktapa todos golpeados y fuimos y estaba Olegario con una escopeta de ocho tiros y empezó a disparame. Corrimos pa el puente, y le dispararon a el mario de Guillermina, dos plomos en la espalda, a mi hija marilis le dieron por la espalda. Empezamos a defendenos pero estábamos en desventaja ya to con plomo y un muerto, mucho disparo desde Guamo pa nosotros, al hijo de Alejandro le dispararon y le hirieron en los pie. A mi hijo ani kaguan creo lo mataron, aun no ha llegado. Estoy aquí y sé que me voy a morí pero aquí en la tierra de Yukpa. No voy a hospital, ellos me quieren mata, me pueden envenená. Olegario me quizo mata por pago”.

Entre respiros de quien se esfuerza para robar un poco de aire a esta vida llena de traidores, escupiendo y resistiendo, Sabino Romero terminó de narrar y pasó la llamada a su hijo Isidro quien llorando decía que estaba seguro de que su hermanito estaba ya muerto.

Sobre la resistencia indígena Yukpa se han sembrado muchos cuentos, matrices y planes para callarla.